..

| Bienvenidos a Noticúcuta miércoles 26 de Julio de 2017 | Bolivar compra: $0,32 - Bolivar venta: $0,35 | E- Mail: noticucuta@gmail.com | Celular: 311-258-8001 |

Traducir a otro idioma

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 29 de junio de 2017

EN PAMPLONA SE DERRIBA CASA DONDE SE REUNÍAN CONSUMIDORES DE ESTUPEFACIENTES


El Departamento de Policía Norte de Santander viene adelantando una lucha frontal contra las diferentes formas que implican el tráfico y consumo de estupefacientes en la ciudad Mitrada, en las últimas semanas se desarticuló una organización conocida como los “Flecheros”, que vendían estupefacientes a universitarios y hoy se presentó el histórico derrumbamiento de una vivienda de dos pisos, donde diferentes consumidores de drogas la empleaban como centro de distribución y consumo.

La vivienda ubicada en la vía principal que conduce al barrio Cristo Rey, contaba con ciento catorce metros cuadrados de construcción, los cuales, en un trabajo articulado con las autoridades locales, la inspección de Policía y el Ejército Nacional, lograron la coordinación de maquinaria pesada para su total demolición.

El predio que durante diez años permaneció en estado de abandono, fue convirtiéndose con el pasar del tiempo en un mito de inseguridad, dónde consumidores de alucinógenos se apropiaron de esta vivienda abandonada, para desde ahí distribuir drogas y consumir diferentes tipos de sustancias sicoactivas. Esta situación, generaba que los habitantes del sector llamarán de forma frecuente a la línea de emergencia 123, por el aumento de casos de riñas y afectaciones constantes a la seguridad y sana convivencia.

Habitantes de residencia no formal, consumidores, y algunos adolescentes, hacían que está residencia se convirtiera en un peligroso foco que ponía en riesgo a los transeúntes que subían a visitar el sector conocido como "El Arenal". Las nueve habitaciones que conformaban la casa destruida, se encontraban invadidas de grafitis, ropa abandonada, y un considerable número de papeletas que almacenaban las dosis personales que se consumían allí.

Con maquinaria pesada, y con la autorización de la propietaria, una señora de sesenta años de edad, quién se unió al clamor de la comunidad para que se derribará está construcción que representaba una problemática para la población, durante tres horas se derribaron todas las paredes, se explanó el terreno y se sacaron todos los escombros a fin de en un futuro, habilitar el terreno para una nueva edificación.

La Policía Nacional continúa desarrollando diversos operativos tendientes a fortalecer la seguridad y tranquilidad de los nortesantandereanos y hace un llamado a la ciudadanía, a denunciar cualquier hecho irregular que se presenten en los municipios a la línea única de emergencia 123, o en la unidad policial más cercana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario