..

| Bienvenidos a Noticúcuta martes 16 de Abril de 2024 | | E- Mail: noticucuta@gmail.com | Whatsapp: 313-471-2961 y 311-258-8001 |

Traducir a otro idioma

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 22 de marzo de 2024

Cooperativa revela lo bueno, lo malo y lo feo del microcrédito femenino

Puede que usted no lo crea. Pero, hoy en Colombia un microcrédito de apenas $1.350.000 marca la diferencia, para que una mujer pueda capitalizar su negocio y si no los tiene tomar la dolorosa decisión de cerrar. Esa es la conclusión de un sondeo realizado por la reconocida cooperativa de ahorro y crédito Fincomercio, para establecer el comportamiento de los créditos de bajo monto en la población femenina, como una forma de rendir homenaje a la fuerza y el liderazgo de ellas en este mes de marzo, que históricamente celebran su día.

Lo bueno: el uso del microcrédito por parte de las mujeres

Para empezar, 7 cifras que dejan al descubierto el nivel educativo de las microempresarias 53% bachiller, 15% profesional, 13% técnica, 11% solo tiene primaria, 4% tecnóloga, 3%, cursos no formales y solo 1% tiene especialización.

Lo anterior, no es obstáculo para que miles de mujeres elijan el microcrédito como su herramienta de financiación para hacer empresa, generar empleo y construir su libertad financiera. En ese sentido, el sondeo revela varios hallazgos que van desde: el monto mínimo, máximo y promedio que solicitan las microempresarias para fortalecer sus negocios cuando ya llevan un año de existencia, el estrato al que pertenecen y su ubicación geográfica.

En cuanto a la cantidad solicitada por las microempresarias el monto promedio es $8.100.000, el monto mínimo es $1.350.000 y el monto máximo es $26.000.000. Respecto al plazo, lo mínimo son 6 meses y lo máximo son 56 meses.

49% pertenece a estrato 3 y 32% están ubicadas en 2. En estrato 1 está el 14%. Al revisar los estratos 4, 5 y 6 los 3 suman 5%.

Respecto a las solicitudes, Bogotá tiene el liderazgo con 83%, Cundinamarca 8%, Huila 8%, y Montería 1%.

En los últimos 5 años la cooperativa observa un incremento significativo en las solicitudes de microcrédito en las mujeres. En 2023 es de 58%, mientras que entre 2019 a 2022 el promedio fue 51%.

“Con este sondeo destacamos el papel de la mujer microempresaria, dado que desempeña un rol fundamental en la economía nacional y la generación de empleo. En la cooperativa, nos hemos comprometido a brindarles atención especial, modelos flexibles, productos a la medida porque su progreso contribuye al desarrollo socioeconómico del país que es nuestra razón de ser”, afirma Rodrigo Duque, director crédito y agro de Fincomercio.

Los 3 motivos por los que las microempresarias solicitan créditos son:

● Para ampliar su producción

● Adquirir maquinaria o materias primas

● Mejorar la infraestructura de sus negocios renovando locales o equipamiento

Lo malo: los 5 miedos que paralizan a las mujeres

Este sondeo permite establecer el top 5 de miedos que dicen tener las microempresarias:

● Miedo a empezar desde cero

● Pavor al fracaso por falta de educación

● Temor al rechazo social

● Pánico ante la falta de capital

● Susto de incursionar en un sector con mucha competencia

“Lo realmente destacable es que las mujeres enfrentan sus miedos y hacen crecer sus negocios con microcrédito. Este recurso de financiación está disponible desde cualquier región del país con bajas tasas de interés, financiamiento desde 1 salario mínimo y proceso de solicitud flexible”, narra Duque.

Lo feo: las barreras del sistema para la mujer

Según los resultados, las mujeres enfrentan no solo sus propios miedos internos, sino también las barreras del sistema que dificultan su acceso a microcréditos. Por ejemplo:

● Inclusión financiera limitada: sea por falta de acceso o grandes requisitos.

● Ausencia de historial crediticio: falta de experiencia para demostrar su capacidad de pago.

● Tiempo dedicado al hogar: según la CEPAL, la mayoría de las mujeres dedica 7 horas diarias a las actividades domésticas y cuidado no remunerado, frente a 3.5 horas en los hombres.

● Machismo y patriarcado: actitudes sociales que subestiman su papel.

● Baja formación académica: dificultando el desarrollo de habilidades empresariales básicas.

● Falta de empoderamiento: dudan de su capacidad para liderar un negocio exitoso y controlar sus vidas financieras y empresariales.

● Desempleo: escasez de oportunidades laborales para demostrar experiencia y habilidades.

● Bajos recursos económicos: las mujeres dicen que sin dinero se sienten aisladas y carentes de redes de apoyo.

● Falta de experiencia laboral: asunto que resta puntos para la gestión efectiva del préstamo.

● Desconocimiento de las condiciones del crédito: la llamada letra pequeña puede llevar a decisiones financieras poco informadas y peligrosas para el negocio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario