..

| Bienvenidos a Noticúcuta miércoles 21 de Febrero de 2024 | | E- Mail: noticucuta@gmail.com | Whatsapp: 313-471-2961 y 311-258-8001 |

Traducir a otro idioma

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 5 de febrero de 2024

LA MENTIRA, MALA AMIGA Y CONSEJERA - POR JOSÉ CONSUEGRA - RECTOR UNISIMON

Al nacer, el ser humano es virtuoso de la verdad, pero, lamentablemente, en el transcurrir de su infancia hacia la adultez aprende a mentir y a sacar provecho de ello; desgraciadamente, en el mismo seno del hogar le enseñamos con mentirillas piadosas. La mentira siempre será mala amiga y consejera, y nos llenará de problemas, por lo que es indispensable educar a los niños sobre bases sólidas de moralidad.

“El testigo falso no quedará sin castigo y el que habla mentiras no escapará”, reza Proverbios 19, 5, en una de las tantas citas que sobre la mentira contiene la Biblia, correlacionadas siempre con la fe y la fidelidad hacia Dios. En la literatura religiosa, en general, ha sido objeto de análisis sistemático, como lo hizo San Agustín con sus Soliloquios o sus tratados sobre la mentira.

Desde los más antiguos autores hasta diversas disciplinas académicas y científicas han analizado sus causas, sus motivaciones y sus consecuencias, tales como la filosofía, la deontología, la psicología, la teología, la semántica, etc. En definitiva, esta acción, expresión o conducta ha estado ligada al ser humano desde siempre, y su práctica lleva a perder la moral, la credibilidad y la confianza.

En esta época es más complicado identificar la falsedad por la tecnificación de los métodos para el engaño, como es el caso de las “bodegas” y de herramientas al alcance de todos con solo un clic, como son el Photoshop, los programas para generar imágenes realistas, los bots y, en general, la inteligencia artificial.

Existen casos famosos como el de “la barriga de trapo”, en 1997, la joven residente en Barranquilla que fue noticia nacional por su “embarazo múltiple” y a quien, finalmente, se le vino al suelo su engaño, al descubrirse que su abdomen gigantesco fue hecho con prendas de vestir y que todo lo que quería era retener a su lado a su compañero sentimental. Al quedar en evidencia, también se sometió a la vergüenza pública, como ella misma lo ha contado; su relación sentimental terminó e, incluso, sufrió inconvenientes para conseguir trabajo. Ella, en carne propia, pudo comprobar que, con mentiras, nada se logra.

Recientemente, a la diseñadora gráfica Geraldine Fernández se le volvió una bola de nieve gigantesca la mentirilla que difundió con amistades sobre su participación en la última obra del director de cine de animación Hayao Miyazaki, ‘El niño y la garza’. En la medida en que fue descubierto el engaño, hubo un amplio cubrimiento de medios de comunicación y la diseñadora se expuso al crudo y sostenido matoneo en las redes sociales.

Al nacer, el ser humano es virtuoso de la verdad, pero, lamentablemente, en el transcurrir de su infancia hacia la adultez aprende a mentir y a sacar provecho de ello; desgraciadamente, en el mismo seno del hogar le enseñamos con mentirillas piadosas. La mentira siempre será mala amiga y consejera, y nos llenará de problemas, por lo que es indispensable educar a los niños sobre bases sólidas de moralidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario