..

| Bienvenidos a Noticúcuta sábado 15 de Junio de 2024 | | E- Mail: noticucuta@gmail.com | Whatsapp: 313-471-2961 y 311-258-8001 |

Traducir a otro idioma

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 13 de noviembre de 2023

BARBARIE EN LA FRANJA DE GAZA - POR: JOSÉ CONSUEGRA - RECTOR UNISIMON

Sin duda, la principal consecuencia de los actos sucesivos de violencia es más violencia, más odio y mayor sed de venganza, y quienes la sufren directamente son los millones de seres humanos que se encuentran en medio del conflicto.

“Que cesen el fuego. Deténganse hermanos y hermanas: ¡la guerra es siempre una derrota, siempre, siempre!”, pidió recientemente el papa Francisco frente a la crueldad del conflicto palestino-israelí, exacerbado desde el pasado 7 de octubre tras el ataque del grupo militante Hamás sobre Israel y que mantiene sitiada a la población asentada sobre la Franja de Gaza.

Son absolutamente desgarradoras las noticias que vemos a diario de esta guerra, que muestran a niños y adultos heridos o muertos en medio de las edificaciones derribadas por los bombardeos, padres desesperados buscando a sus desaparecidos, asesinados o secuestrados, familias enteras tratando de huir, en fin, todo un apocalipsis.

De hecho, ya son más de 11.000 muertos, aparte de la destrucción masiva en todo este territorio que arrastra un largo conflicto. Unicef estimó que, entre esta cifra, hay más de 4500 niños fallecidos, así como otros 1000 desaparecidos o bajo los escombros.

Otro reciente pronunciamiento fue el de la actriz y activista por los derechos humanos, Angelina Jolie, quien advirtió que “este es el bombardeo deliberado de una población atrapada que no tiene adónde huir. Gaza ha sido una prisión al aire libre durante casi dos décadas y rápidamente se está convirtiendo en una fosa común”, que se da a la vista de todos y que cuenta con el apoyo de muchos gobiernos.

Sin duda, la principal consecuencia de los actos sucesivos de violencia es más violencia, más odio y mayor sed de venganza, y quienes la sufren directamente son los millones de seres humanos que se encuentran en medio del conflicto.

Este complejo panorama evidencia la creciente deshumanización social, el irrespeto por la vida y la radicalización extrema de las ideas, que no le dan espacio al diálogo, al entendimiento y a las soluciones pacíficas.

Como sociedad no podemos estar de lado de quienes utilizan sus armas para agredir a los civiles, desterrarlos o matarlos, incumpliendo claramente el derecho internacional humanitario y pasando por encima de los derechos humanos, así como el mínimo sentido de respeto y amor por la humanidad. No es posible, después de tantas guerras soportadas a lo largo de la historia del hombre, justificar la violencia, el avasallamiento de los más débiles y el terrorismo.

Rechacemos el horror de la guerra pues nunca será una salida efectiva ante las diferencias y los conflictos. La paz de los pueblos debe prevalecer siempre sobre los intereses políticos, las ideologías o las creencias religiosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario