..

| Bienvenidos a Noticúcuta lunes 25 de junio de 2018 | Bolivar compra: $0,005 - Bolivar venta: $0,006 | E- Mail: noticucuta@gmail.com | Celular: 311-258-8001 |

Traducir a otro idioma

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 13 de junio de 2018

Con la mano en el corazón - Juan Pablo Celis


En las elecciones de primera vuelta, Norte de Santander fue el departamento con el porcentaje más alto de votación por Iván Duque en Colombia. Un 61% de la población votó por el uribismo. Cifra que es consistente con el plebiscito de 2016, cuando Cúcuta votó un 65% por el NO. Sin el grueso de las maquinarias, hemos demostrado que el uribismo es un sentimiento real, que nosotros somos demócratas porque nuestro trabajo se basa en la voluntad real de nuestro pueblo.

Para la segunda vuelta, nos enfrentamos a un candidato muy popular que representa ideas sustancialmente opuestas a las nuestras. Un candidato que es popular en el centro del país y en la costa, pero que no tiene el apoyo de nuestra frontera con Venezuela. Los nortesantandereanos no le aceptamos a Petro su alianza de hace décadas con el chavismo. Para nosotros, la tragedia venezolana es un espejo que no queremos vivir. Las instituciones de nuestro país son débiles, y sabemos lo que la izquierda radical puede llegar a hacer con la presidencia en sus manos. 

Ivan Duque es consciente de la falta de institucionalidad en Colombia. Por eso, él defiende la autoridad del Estado en todos los rincones de Colombia. Un país donde ningún grupo armado ilegal pueda ejercer violencia por su propia cuenta. Un país donde todos respetemos la ley porque confiamos en nuestro Estado. Confianza que el presidente Uribe recuperó en los colombianos, después de tantos gobiernos liberales y conservadores que gobernaban desde la lejanía de sus escritorios. 

Sin embargo, Iván Duque no representa solamente al uribismo que defiende la seguridad y presencia del Estado. Es un hombre joven que entiende que el bienestar para todos los colombianos se construye a través de la generación de empresas y empleo. Duque sabe que la innovación es la principal oportunidad que tiene Colombia para tener una economía creciente y sostenible. La industria del conocimiento no tiene color político, y le ha permitido a países como Korea del Sur, Singapur y China salir de una pobreza como la nuestra. Duque con su economía naranja entiende hacia donde se está moviendo el mundo, y quiere que Colombia se vuelva un país competitivo que promueva el emprendimiento y la creatividad. 

En su campaña, mientras Petro hacía alboroto mediático en Cúcuta con un supuesto atentado, Duque hizo propuestas concretas para Norte de Santander. Habló del establecimiento de una zona franca en Cúcuta para atraer inversionistas que traigan empresas y empleo a la región. Quiere organizar el primer consejo de seguridad en el Catatumbo, para darle protagonismo a la violencia en esta área del país. Y aseguró intervención humanitaria para darle atención a las víctimas de la ola migratoria. 

Los uribistas tenemos la tranquilidad de haber llegado a la segunda vuelta sin maquinarias, con el apoyo de corazón de más de 7 millones los colombianos. Norte de Santander y Colombia en su mayoría están con Iván Duque porque confiamos en él, porque sus propuestas son sensatas y porque no queremos un gobierno de izquierda radical como la de Gustavo Petro. Como ciudadano estoy seguro que con Duque Colombia podrá ver hacia el futuro con esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario