..


| Bienvenidos a Noticúcuta martes 27 de Septiembre de 2022 | | E- Mail: noticucuta@gmail.com | Whatsapp: 313-471-2961 y 311-258-8001 |

Traducir a otro idioma

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 19 de septiembre de 2022

INSEGURIDAD QUE NOS ATEMORIZA Y ATROPELLA - POR: JOSÉ CONSUEGRA

En Barranquilla es evidente dicho aumento, atentando contra la tranquilidad de los ciudadanos, trastocando su esencia tranquila y alegre, y generando gran temor para departir en el barrio o en establecimientos comerciales o, simplemente, para descansar con seguridad en el hogar.

De nuevo, como pasa casi a diario, los hechos criminales son el tema del día en Colombia, especialmente en las ciudades capitales. Los testimonios y denuncias de hurtos callejeros, asaltos a viviendas, robos de carros, extorsiones, homicidios, entre otros, son permanentes y mantienen atemorizada a la población.

En Barranquilla es evidente dicho aumento, atentando contra la tranquilidad de los ciudadanos, trastocando su esencia tranquila y alegre, y generando gran temor para departir en el barrio o en establecimientos comerciales o, simplemente, para descansar con seguridad en el hogar.

La inseguridad urbana es hoy sumamente grave. Muchas prácticas delictivas dejaron atrás toda subrepción y son cometidas sin desparpajo a cualquier hora del día.

Si bien los orígenes de la creciente inseguridad y el incremento de los hechos violentos en el país datan de décadas atrás, han empeorado con el avance de las organizaciones criminales estructuradas, como bien lo han analizado los investigadores de estos fenómenos. La situación actual pone en riesgo la integridad física de las personas y las mantiene en zozobra, atropellando su salud mental, ya bastante maltrecha como consecuencia de la pandemia y la estrechez económica fruto de la alta inflación.

Lamentablemente, también los asesinatos están a la orden del día. Casos como los ocurridos en el barrio Las Flores, en Barranquilla y en el municipio de Landázuri (Santander), ameritan acciones decididas y eficaces de las autoridades competentes.

Durante 2021, 13.709 personas perdieron la vida violentamente en Colombia, según la Policía Nacional, lo que representa una tasa de homicidios de 26,8 por cada 100.000 habitantes. En 2020 se presentaron 12.127 casos de este tipo.

En cuanto a Barranquilla, en 2021 fueron contabilizados 365 homicidios: un promedio de un crimen de este tipo por día; lo que representó un aumento del 23 % frente a los ocurridos durante 2020. A la par de esta preocupante estadística también se dispararon delitos como los hurtos a personas y de automotores, entre otros.

Tristemente, un ranking de 2021 elaborado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal de México ubica a cuatro ciudades colombianas entre las cincuenta más violentas del mundo: Cali, Buenaventura, Palmira y Cúcuta.

Por ello, a la par de la reclamación ciudadana de acciones contundentes en materia investigativa y operativa lideradas desde la cúpula de los organismos de seguridad en el orden nacional, es oportuna la exigencia de las autoridades territoriales de sanciones justas contra quienes son señalados o acusados de cometer estos hechos delictivos, en especial, de los llamados delitos de alto impacto que tanta mella le hacen a la tranquilidad ciudadana. La Policía debe garantizar la tranquilidad y seguridad ciudadana; el poder judicial, aplicar justicia con medidas prontas, coherentes y ajustadas a la ley, y el Gobierno, acciones sociales que ayuden a la población joven y vulnerable para evitar su enrolamiento en grupos delincuenciales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario