..

| Bienvenidos a Noticúcuta martes 13 de ABRIL de 2021 | Bolivar compra: $0,03 - Bolivar venta: $0,04 | E- Mail: noticucuta@gmail.com | Celular: 311-258-8001 |

Traducir a otro idioma

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 7 de abril de 2021

Hábitos saludables en los niños, clave para evitar la obesidad durante la pandemia

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de niños y adolescentes que presentan obesidad se ha multiplicado por diez a nivel global en las últimas cuatro décadas. Y se hace más preocupante ahora que, por la situación de pandemia que se vive, permanecen más tiempo en casa sin realizar mucha actividad física y con mayor frecuencia frente a una pantalla.

La salud nutricional de los niños depende estrictamente de los hábitos de alimentación, en los cuales tiene gran influencia la familia y sus costumbres. Los padres deben ser muy responsables a la hora de organizar los alimentos que serán consumidos por los menores y conocer qué porciones o cantidades son las más apropiadas. En el caso de los dulces, comidas rápidas o ‘paquetes’ deben ser balanceados con otros alimentos que tengan gran carga nutricional.

Juan Carlos Hernández, médico Internista y docente de la Facultad de Medicina de la Universidad Antonio Nariño (UAN), alerta sobre los malos hábitos en el país a la hora de alimentarse, “desafortunadamente -por tradición- la población colombiana basa su alimentación en grupos como los carbohidratos, dejando de lado el consumo de frutas y verduras, este es un problema que se debe intervenir desde la etapa infantil”.

Desde la primera infancia, se debe tener en cuenta una dieta balanceada de las comidas entre carbohidratos, proteínas y vegetales y tener rutinas saludables, no solo en la manera de alimentarse, sino en otros aspectos como las horas de sueño y la actividad física.

Por su parte, Jairo Manuel Pinilla Baer, médico pediatra de la subred integrada de servicios de salud centro y docente de la UAN, recalca que, “la alimentación debe ser acorde con la edad. La lactancia materna es recomendada hasta los dos años, esto debido a que es el alimento más importante que se debe dar al niño en sus primeras etapas”.

Además, agrega que es importante que, en la dieta de los niños, luego de los seis meses, se empiecen a introducir alimentos distintos a la leche materna, los cuales serán presentados en papillas, sopas y cremas, inicialmente, y luego se irán solidificando y aumentando sus porciones de acuerdo a la edad. Recomienda también crear rutinas de comida para los niños, esto implica tener lugares puntuales para recibir los alimentos (comedor y no habitaciones), al igual que destinar horas exactas.

Esto no sólo ayudará en el proceso de descubrimiento de texturas y adaptación a la comida del menor, sino que para el resto del hogar puede ser un momento provechoso mantener una adecuada unión familiar.


¡Ojo con los dulces!

Estos productos generan problemas habituales de salud si se realiza con un consumo elevado o de alta frecuencia, en algunos casos pueden presentarse complicaciones cardiovasculares, sobrepeso, obesidad, diabetes, caries y formación de placa bacteriana.

Los padres o cuidadores son los encargados de controlar la ingesta de dulces en los menores, los expertos recomiendan no utilizar los dulces como premio en los niños. Si de manera esporádica consume alguno, es imprescindible realizar una buena higiene dental tras comerlos.

El cuerpo no requiere consumo de dulces para tener más energía o para estar más alerta, o para el correcto funcionamiento del mismo, lo que necesita es glucosa y esta sustancia se encuentra en gran variedad de alimentos como las frutas.



¿Cómo mejorar los hábitos en los niños?


Hay que entender que las buenas prácticas en la cotidianidad, pueden mejorar en el momento en que se sabe cuáles son los malos hábitos que se tienen y se reconoce que estos traen perjuicios de alguna forma. Luego de esto, empieza el cambio.

Un punto clave está en disminuir el consumo de comida chatarra, al igual que las bebidas azucaradas pues están asociadas directamente con el sobrepeso y la obesidad. Son productos ricos en grasa y conservantes que generalmente causan en los niños un desinterés por el consumo de frutas y vegetales.

Transversalmente a las buenas prácticas de alimentación, los expertos resaltan los beneficios de dedicar unas horas semanales para hacer actividades o juegos que involucren movimiento, realizar una higiene adecuada del sueño, evitando el uso de pantallas antes de dormir y no comer en exceso. Para los niños, el tiempo de descanso varía entre las edades, pero lo recomendable sería: de 4 a 12 meses: 12 a 16 horas, de 1 a 2 años: 11 a 14 horas, de 3 a 5 años: 10 a 13 horas, de 6 a 12 años: 9 a 12 horas y de 13 a 18 años: 8 a 10 horas.

Pinilla Baer explica que está demostrado que los aparatos electrónicos crean adicción y es tan severa como cualquier otro tipo de adicción, “lo importante es crear el hábito y ser perseverantes y constantes con el tiempo de uso, el objetivo para el cual se va a utilizar. En el caso puntual de los menores, no utilizar estos aparatos como recompensa o premio por hacer algo que se pidió se hiciera, es mejor indagar qué otro tipo de motivaciones pueden alentar a los pequeños del hogar que no implique la alteración de los buenos hábitos, por ejemplo, leerle un libro antes de dormir”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario